Saltar al contenido

¿Qué es un aura? leer y ver la energía del aura

¿Qué es un aura?

El aura es una vibración del campo de energía que circunda a la materia, tanto viva como no viva. Un aura es energía y nos rodea, y está en recurrente movimiento y cambio. Todo emite energía. Llamada también Prana, Chi y Ka, etc, llamadas así por numerosas religiones. Un aura puede verse como un color sólido o capas de colores cerca de la materia.

Puede ser una radiación radiante débil, indirecta o delicada, con puntos de color, que comúnmente se muestran en un radio de dos a tres pies cerca de un individuo, especialmente por arriba de la cabeza o donde la piel desnuda está expuesta (al ver la materia viva).

Estas vibraciones consisten en radiación electromagnética, que se prolonga desde las microondas hasta la luz infrarroja y ultravioleta. Las microondas de baja continuidad y las partes infrarrojas del espectro, o el calor corporal, parecen estar similares con los escenarios más bajos de nuestras funcionalidades corporales (circulación, composición del ADN, metabolismo) y la parte de alta continuidad (UV) se relaciona con nuestra actividad consciente (emociones, pensamiento, imaginación, intenciones).

En que encontramos el aura?

Las auras tienen la posibilidad de verse cerca de los humanos, las plantas y también los elementos no vivos (cristales, piedras, fuego, agua, inclusive aire) pero estos están principalmente fijos. No cambian a menos que sean alterados por la intención humana consciente que después se infunde en el material no vivo. Cuando lees un aura, estás leyendo fundamentalmente el campo de vibración de energía que circunda a la materia.

Para algunos, la lectura de las auras viene como una capacidad natural. Para otros, necesita alguna costumbre. Pero es algo que se puede estudiar cuando has entrenado tus ojos, y está utilizable para que todos lo vean. Luego de todo, es parte de la naturaleza y de lo que somos. Los jovenes ven las auras realmente bien, pero comunmente pierden esta capacidad con la edad cuando ya no es ejercida.

He estado observando auras desde cerca de los 12 años. En ocasiones las veo intensamente y en otras ocasiones no realmente bien. En ocasiones veo energía «en el aire», como humo grisáceo, niebla o una ola de calor. Verdaderamente no hay otra forma de describirlo. En ocasiones brilla, centellea, se arremolina o se eleva.

La lectura del aura

¡Lectura de un aura y discernimiento de la información de la misma es la parte difícil! Discernir lo que es y lo que no es la realidad es el propósito difícil de cumplir.

¿Qué debilita un aura?

  • La adicción y el abuso de sustancias
  • Emociones de baja frecuencia: furia, avaricia, odio, envidia…
  • Miedo y estrés
  • Un ruido muy fuerte
  • La patología física y la enfermedad

¿Por qué leer un aura?

Además de ser entretenido y divertido, puede guiarte a jugar con tu ámbito y con la multitud. Al medir el estado de arrojo de alguien puedes reaccionar consecuentemente. Cuando lees auras, puedes hacer la circunstancia más beneficiosa emocionalmente y producir los resultados deseados siempre que interactúas con otros.

Un individuo puede mentir, pero un aura no. En cierto modo, es una huella espiritual dinámico. Hay bases equilibrados, y después otros escenarios que fluctúan en relación del estado de arrojo. Las auras revelan la intención y no tienen la posibilidad de ser falsificadas. Todo el planeta tiene una, pero algunas son aburridas o débiles.

La conciencia no creada debilitará el aura. Tener emociones de menor vibración como el miedo, la envidia, el odio, los celos y otras emociones semejantes además disminuirá el campo del aura. La lectura de las auras además puede contribuir a sanar el cuerpo bastante antes de que los indicios físicos hayan aparecido. Al vigilar tu propia aura, además puedes curarte a ti mismo.

Pero el más destacable provecho viene de ganar conciencia sobre la naturaleza, la iluminación espiritual y el avance, de esta forma como una más grande conciencia de vibración. Subir nuestras frecuencias a la de la espiritualidad, el cariño, la seguridad, la compasión, la honestidad, la integridad y la aptitud de no evaluar son provecho complementarios.

Puedes comenzar a conocer y leer de forma sencilla las auras energéticas.

Aquí está cómo:

Ejercicio Uno

Ponga la siguiente imagen a 30 o 60 centímetros enfrente de usted. Enfoca el punto negro central a lo largo de 60 segundos. Resiste el deseo de ver a algún otro lugar. Sólo concéntrese. Mira los círculos mientras enfocas el punto y nota que los colores cambian cerca de los círculos. Esto pasa porque los sensores periféricos (que comúnmente no se usan) del ojo empiezan a ser estimulados. Cuando comiences a conocer auras humanas o de elementos, se parecerán a eso que ves en estos círculos. Con la costumbre, van a aparecer más visibles y más profundas.

Ejercicio dos

Este ejercicio es más complicado. Practique en intervalos para evadir problemas, 1-2 minutos, después 3-5 minutos (mejor sin parpadear), y trabaje hasta 25-45 minutos. Cuando logres realizar esto, verás una enorme optimización en la capacidad áurica.

En la siguiente foto, el propósito va a ser hacer mejor la comunicación entre los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho, incrementando su capacidad natural para ver las auras. Ubica esta foto, como la otra, a unos 30 o 60 centímetros enfrente de ti. Pasa por prominente el círculo, deberías ver un total de 3 o 4 círculos que se hacen visibles (para los jóvenes de los 90, recordarás esto como «ojo mágico»), en este momento ajusta tu perspectiva para superponer los círculos. Lo que deberías ver es un círculo con lo que se ve tener una cruz en el centro.

Cuando esto se muestre, vas a saber que tus dos hemisferios cerebrales se están comunicando. Al principio, la cruz va a ser desequilibrado, puede que mires la línea horizontal mejor que la vertical o al reves. Ajuste la distancia según sea primordial para conseguir el cuidado de una cruz balanceada.

Una línea de la cruz comúnmente se verá «delante» de la otra. Esto quiere decir que uno de sus hemisferios cerebrales es más dominante. Intente concentrarse en poner la línea «oculta» enfrente tanto como se pueda. El propósito final es poder y sostener una cruz totalmente balanceada. Lo que notará es una mejor concentración, conciencia y sensibilidad. Los fondos brillantes se van a volver de color rosa o púrpura oscuro.

Lo que deberías ver en el ejercicio 2

Consejos para hacer mejor la lectura

  1. Relájate
  2. Medita
  3. Practique la estimulación de su perspectiva periférica (con los ejercicios sugeridos).

Establecer el estado de ánimo

Una vez que te sientas práctico con los dos ejercicios de concentración tienes que comenzar a ver a Auras humanas y elementos.

Prepare el ámbito y relájese. Algunas veces una ligera meditación de 10 a 15 minutos puede guiarte a ingresar en tu cerebro «correcto». Atenúa las luces, luz brillante que puedes hallar distrayente hasta que seas bueno en la lectura. Ve por la luz de las velas, o la luz natural del sol, esas trabajan bien. Lo mejor es no bastante oscuro, ni bastante brillante. Busca una luz despacio y traje, sin sombras.

Lectura de un aura

  1. Párese a unos 1-2 metros del objeto/persona que está leyendo.
  2. Tenlos frente a un fondo de color sólido, los colores más oscuros o el blanco son los únicos que tienes que utilizar. Evite los fondos con patrones ocupados, esto causará conjunción de colores y confusión. Además es servible si su sujeto humano no transporta ropa con patrones ocupados.
  3. Con una observación distendida, enfóquese en su sujeto. Preste atención específica a eso que ve en su perspectiva periférica como lo logró en los ejercicios de concentración. Si está leyendo a un individuo, enfóquese en su nariz, si la nariz le distrae, enfóquese en el «tercer ojo» o en el punto entre y sutilmente por arriba de las cejas. Si está leyendo usted mismo, ponga su mano frente a ese fondo «en blanco» y enfóquese en el centro de la palma de la mano. Puedes «sentir» el aura y no verla verdaderamente, esto trabaja de manera diferente para cada individuo.
  4. Cuando hace aparición un aura, lo verdaderamente posible es que mires media pulgada o menos de resplandor rodeando al sujeto. Al inicio, puede parecer de un solo color (el más habitual es blanco/azul/gris o claro), filoso, nublado o borroso. Hasta que te habitúes a conocer el Aura, lo verdaderamente posible es que se desvanezca cuando pierdas el enfoque. Con la costumbre, comenzarán a aparecer múltiples colores, y el Aura se verá más importante y más sólida. Recuerda, necesitas entrenar tus ojos. Tengan paciencia y practiquen.
  5. Luego de concentrarse lo bastante, cierra los ojos. Por un segundo o dos, sólo vas a ver el Aura. Sólo tienes segundos para ver esto porque tus células fotosensibles dejarán de vibrar y van a enviar experiencias visuales al cerebro. Si se te escapa, comienza otra vez. Registra lo que ves en un cuaderno si es requisito para descifrarlo después. Presta atención a algún punto de color especialmente fuerte que mires cerca o cerca de la cabeza.

Sensores de nuestros ojos

Los sensores de nuestros ojos (azul, rojo, verde) son sensores de vibración que no son lineales y tienen memoria. La desventaja de esta memoria es que esos sensores vibran y fluctúan a lo largo de numerosos segundos luego de que la estimulación se ha detenido.

Esta memoria de estimulación visual se denomina imagen posterior. Las imágenes posteriores tienen la misma silueta o contorno que las imágenes autenticos. No obstante, la imagen posterior de un sujeto cubierto por su aura es más importante que la imagen original. Para evadir atrapar la imagen posterior, es imperativo enfocar un punto cuando se aprecia el aura y soportar el impulso de cambiar los puntos focales, de lo opuesto, la imagen puede confundirse con la imagen posterior del sujeto.

Pares de Aura

  • el rojo otorga el turquesa
  • el rosa otorga el verde
  • el verde otorga el rosa
  • el turquesa otorga el rojo
  • el naranja otorga el azul
  • el azul otorga el naranja
  • el amarillo otorga el violeta
  • el violeta otorga el amarillo

¿Qué significa el aura?

Las auras cubren todo el cuerpo. La mayor parte de la multitud tiene uno o dos colores de aura dominantes. Comúnmente son sus colores preferidos o se detallan como pares áuricos, o son colores base. Los colores del aura se asocian con los centros de los chakras del cuerpo.

Esta es una especificación muy elemental y no posee presente otras cosas que se ven comúnmente en el aura, como los husos, picos, líneas, estrellas, arco iris, formas geométricas, agujeros, vacíos o manchas oscuras. Los colores se muestran en ventoleras o grupos juntos, lo que puede contribuir a saber con qué temas se relacionan.

Los colores y lo que simbolizan

  1. Marrón: inquietante, distracción, materialismo, negación de la espiritualidad. Enraizado, permanente, materialista, trabajador.
  2. Gris: Depresión, pretensiones poco visibles, adicción, malevolencia. Depresión, aburrimiento, vago, inseguro, viable intoxicación o adicción, ambivalencia.
  3. Azufre (un color amarillo pardo): furia, mal físico o falta de agrado.
  4. Blanco: patología, intoxicación (abuso de sustancias), falta de armonía o equilibrio con la cabeza o el cuerpo. Se dijo que antes de la desaparición, el Aura se regresa blanca. En el lado positivo: pureza, promesa, paz, desarrollo, custodia, equilibrio, transición, salud.
  5. El púrpura/ índigo/violeta sugiere espiritualidad. Realeza, alta continuidad, conexión, fuente, humildad, nobleza. El púrpura pertenece a los pocos colores que se muestran naturalmente en la naturaleza. Hace aparición en ocasiones en esos que son enormemente espirituales/religiosos pero además sugiere desarrollo a nivel del alma. Es un color muy asegurador.
  6. El azul: Equilibrio, vida sostenida, sistema nervioso relajado, transmitiendo fuerza y energía. Un equilibrio de pensamiento y cabeza, además supervivencia. El azul eléctrico puede anular algún color del Aura. Relajado, abierto, pacífico, relajado, absorbente.
  7. Turquesa: sugiere una cualidad dinámica del ser, de alta energía, con la capacidad de proyectar emociones e influir en los otros. Además recomienda organización y aburrimiento cuando se le ordena a concentrarse en una cosa. además se ve ser un color extraño que hace aparición en el aura. Algunos aseguran que este color tiene raíces antiguas, e sugiere un «alma vieja».
  8. Verde: descansado, pacífico, energía remodeladora, aptitud de curación natural. Los puntos verdes fuertes proponen un don para la curación natural. Cuanto más fuerte es el verde, mejor es el sanador. Curación, paz, amor y conexión con la naturaleza, tranquilidad. El verde además puede significar celos, e sugiere intranquilidades o inconvenientes financieros.
  9. El amarillo: Alegría interior, independencia, agrado, no apego. La gente con puntos amarillos están repletas de alegría, son generosas y no se apegan de forma sencilla a las cosas. Se estima que un halo amarillo es un signo o firma de un maestro espiritual. Buda y Cristo poseían halos amarillos que fueron representados en muchas maravillas artísticas. Felicidad, alegría, juguetón, sabiduría, cabeza aguda y estudiosa, especialidad, seguridad, custodia. iluminación, energía divina.
  10. Naranja: Imaginación, subiendo, controlando, absorbiendo, inspirando. El aura de naranja es un signo de poder, y la capacidad o deseo de vigilar. Como el rojo, el naranja además es muy denso, apunta hacia la sensualidad, la sexualidad, el cariño a la independencia, el espíritu libre, en ocasiones la energía dispersa, un pájaro que no puede ser enjaulado.
  11. El rojo: Hace referencia al cuerpo físico y a los pensamientos materialistas. Amor, pasión, fuerza física, resistencia. Además puede señalar, dolor/lesión en una sección específica del cuerpo, íra, furia, hostilidad y conflicto.
  12. Rosa: Equilibrio entre la conciencia física materialista y espiritual. El rosa es muy inocente y amoroso. Cuando ves el rosa en un aura, este color se ajusta a un individuo muy amorosa y desinteresada. Además podría significar que están «enamorados».